Tamaño de texto A - A+

Problemas oculares asociados a la diabetes

Tener diabetes de tipo 1 o de tipo 2 puede causar problemas oculares asociados, como cataratas, glaucoma, edema macular y retinopatía diabética (daños en los vasos sanguíneos que llegan a la retina), que pueden provocar desprendimiento de retina.

Retinopatia diabetica

¿Cuál es la causa de la retinopatía diabética?


En la mayoría de los casos, la diabetes afecta a los ojos porque los niveles altos de azúcar en sangre (glucemia) y la hipertensión pueden dañar los diminutos vasos sanguíneos que irrigan la retina, debilitándolos o estrechándolos. Esto puede ocasionar diversas complicaciones, desde la entrada de sangre en el vítreo (es decir, la masa gelatinosa) del ojo hasta el desprendimiento de la retina.


Síntomas de la retinopatía diabética


En un primer momento, es posible que no note ningún síntoma: los daños que se suelen asociar a la diabetes se producen gradualmente y puede que no se detecten. No obstante, es posible que termine experimentando síntomas diversos, que variarán en función del problema ocular que tenga, entre los que se destacan:

  • Destellos luminosos y cuerpos flotantes en el ojo
  • Visión borrosa
  • Manchas negras
  • Pérdida de visión

Estos síntomas son difíciles de detectar, por lo que, si tiene diabetes, deberá hacerse revisiones periódicas de los ojos.


Tratamiento de los problemas oculares asociados a la diabetes


Las medidas preventivas son la mejor forma de evitar los problemas oculares asociados a la diabetes.

A continuación se indican algunas de estas medidas:

  • Someterse a revisiones periódicas de los ojos: acudir al profesional del cuidado de la visión para revisiones periódicas es la primera medida que debe tomar para mantener sus ojos sanos.
  • Mantener los niveles de glucosa en sangre y la tensión arterial dentro de valores lo más normales posibles: los niveles de azúcar elevados y la hipertensión son factores de alto riesgo de daño en los pequeñísimos vasos sanguíneos del ojo, que es el punto de partida de complicaciones más graves. Asegúrese de mantener niveles de glucosa y tensión arterial adecuados, como modo de frenar los problemas antes de que comiencen.
Los textos anteriores tienen un objeto sólo informativo. Siempre consulte a su profesional de la salud visual.