Tamaño de texto A - A+

Enfermedades crónicas

Ciertas enfermedades crónicas también pueden afectar al ojo. Seleccione una enfermedad y averigüe el modo en que la enfermedad puede afectar a sus ojos. Es posible que existan medidas preventivas que puedan ayudarlo a evitar los problemas oculares asociados a estas enfermedades crónicas.
Parálisis de Bell
Los efectos de la parálisis de Bell en los ojos suelen manifestarse en forma de ojo seco, exceso de lagrimeo e imposibilidad de cerrar el ojo. 
Diabetes
Tener diabetes de tipo 1 o de tipo 2 puede causar problemas oculares asociados, como cataratas, glaucoma, edema macular y retinopatía diabética (daños en los vasos sanguíneos que llegan a la retina), que puede provocar desprendimiento de retina.
Enfermedad de Graves
En la oftalmopatía de Graves, la glándula tiroides hiperactiva actúa sobre el área que rodea los ojos y puede causar inflamación, enrojecimiento, dolor, retracción de los párpados y exoftalmos (ojos saltones).
Artritis reumatoide
La artritis reumatoide es una enfermedad en la que las articulaciones del organismo presentan dolor e inflamación. En lo que al ojo se refiere, la artritis reumatoide puede provocar problemas tales como ojo seco, escleritis o uveítis.
Síndrome de Sjögren
Cuando afecta a los ojos, el síndrome de Sjögren actúa sobre las glándulas lagrimales y provoca ojos extremadamente secos.