Tamaño de texto A - A+

Edema macular diabético

El edema macular diabético afecta a un 30% de las personas que han padecido diabetes durante 20 años o más y, si  no se trata, entre el 20% y el 30% de las personas que lo padecen experimentarán pérdida visual moderada.

 

¿Cuál es la causa del edema macular diabético?


El edema macular diabético es consecuencia de una complicación de la diabetes conocida como "retinopatía diabética", en la que los vasos sanguíneos del ojo resultan dañados y dejan escapar líquido.
Edema macular

Hay dos tipos de edema macular diabético, según la forma de penetración del líquido en la mácula:

El EMD focal está causado por minúsculas anomalías en los vasos sanguíneos que reciben el nombre de "microaneurismas".

El EMD difuso está causado por un ensanchamiento de los capilares retinianos, los finos vasos sanguíneos situados en la parte posterior del ojo.

La gravedad del edema macular diabético depende de varios factores:

  • Grado de la retinopatía diabética

  • Duración de la diabetes del paciente

  • Tipo de diabetes

  • Hipertensión grave, tensión arterial muy alta

  • Retención de líquidos

  • Hipoalbuminemia, es decir, concentraciones bajas de proteínas en los líquidos corporales

  • Hiperlipidemia, es decir, concentraciones elevadas de grasa en la sangre

 

Síntomas del edema macular diabético


Los pacientes que padecen diabetes tienen riesgo de desarrollar EMD con el tiempo.

Si usted padece diabetes, debería revisarse la visión periódicamente.  Asegúrese de mencionar los cambios que detecte en su visión, tales como:

  • Visión borrosa

  • Visión doble

  • Cuerpos flotantes en el ojo

 

Tratamiento del edema macular diabético


Hay dos procedimientos quirúrgicos que se realizan habitualmente para tratar el edema macular diabético con el fin, en ambos casos, de mantener la visión del paciente y reducir cualquier pérdida futura de visión:

Tratamiento láser para el EMD focal: utiliza una luz láser para cerrar las fugas de los vasos sanguíneos, impidiendo así que entre más líquido en la mácula. Tres meses después del tratamiento, deberá hacerse una revisión al paciente para comprobar si el EMD está respondiendo al tratamiento.

Tratamiento láser para el EMD difuso: utiliza tratamiento láser en rejilla para estrechar los vasos sanguíneos dilatados. Al igual que en el tratamiento del EMD focal, deberá hacerse una revisión al paciente tres meses después de la cirugía para comprobar si el EMD está respondiendo al tratamiento.

Los textos anteriores tienen un objeto sólo informativo. Siempre consulte a su profesional de la salud visual.

Fotografía cortesía del National Eye Institute, National Institutes of Health.