Tamaño de texto A - A+

El exoftalmos, o proptosis, se produce cuando uno o ambos ojos sobresalen de las órbitas oculares debido al espacio que ocupan lesiones como inflamación de los músculos, la grasa y el tejido detrás del ojo. Esto hace que una parte mayor de la córnea quede expuesta al aire, lo que dificulta que los ojos se mantengan húmedos y lubricados. En casos extremos, el exoftalmos puede crear una gran presión en el nervio óptico, lo que podría ocasionar pérdida de visión.

A menudo el exoftalmos se confunde con los ojos prominentes. Los ojos prominentes suelen ser hereditarios y, en la mayoría de los casos, no producen daño alguno. No ocurre así con el exoftalmos, que puede estar asociado a una enfermedad más grave.


¿Cuál es la causa del exoftalmos?


El exoftalmos se ha asociado a diversas enfermedades y procesos patológicos, como glaucoma, hipertiroidismo o leucemia, entre otros.

La causa más frecuente de exoftalmos es la oftalmopatía de Graves, una enfermedad autoinmune en la que la glándula tiroides «cree» erróneamente que hay células dañinas y libera anticuerpos que se fusionan con los músculos del ojo y causan inflamación.


Síntomas del exoftalmos


El exoftalmos suele ser signo de otra enfermedad. Los signos y síntomas de los ojos saltones pueden incluir:

  • Protrusión de los ojos
  • Sequedad excesiva de los ojos
  • Porción blanca visible entre la parte superior del iris y el párpado
  • Dolor ocular
  • Ojo rojo

Tratamientos del exoftalmos


Será la causa de fondo del exoftalmos la que determine el tratamiento. No obstante, en todos los casos, los ojos estarán expuestos a una mayor cantidad de aire, lo que dificultará que se mantengan lubricados. Para combatir la sequedad excesiva, consulte a su profesional de la salud visual acerca del uso de lágrimas artificiales y colirios con fines de humectación y lubricación.

Los textos anteriores tienen un objeto sólo informativo. Siempre consulte a su profesional de la salud visual.

Productos relacionados